Al concluir el curso, el estudiante podrá determinar la importancia de la regulación jurídica para la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos naturales e incorporar a su ética como profesional la defensa de la naturaleza a través de la aplicación de la legislación que rige la materia.